Usamos cookies propias y de terceros para mejorar servicios y mostrarle publicidad de su preferencia mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.

Jueves, 01 de octubre de 2020

Pulse en el valor para ver ratios >

Publicado en OPINION Martes, 15 de septiembre de 2020 00:00

El M&A en entorno de recuperación en K

Angel Carrillo (Socio Fundador de Seabird Capital) | Tras cuatro años de record en inversión, desinversión y captación de fondos por parte de inversores financieros en España, y un año 2020 extraordinariamente excepcional, nos enfrentamos a un panorama desconocido en el ámbito de las fusiones y adquisiciones (conocido como M&A de sus siglas en inglés). No obstante, ya es conocida la capacidad de adaptación que los diferentes actores que intervienen en esta rama de las finanzas corporativas han mostrado en situaciones de incertidumbre previas.

La actual situación derivada de la crisis de la Covid-19 de la economía mundial muestra un impacto asimétrico en los diferentes sectores de actividad. Esta asimetría en la forma en la que ha afectado a la actividad durante los primeros meses, está dando lugar a lo que parece ser una recuperación en forma de K. Esto implica que hay sectores muy castigados por las diferentes medidas que han implementado los distintos gobiernos para hacer frente a la pandemia o por el cambio en los hábitos de consumo de los consumidores derivados de la misma, como puede ser cualquier actividad relacionada con el sector turístico. Por otro lado, hay sectores o modelos de negocio que se han visto beneficiados por esta situación y muestran un futuro prometedor a corto y medio plazo, como son los modelos basados en el e-commerce o la digitalización de sectores tradicionales (formación, deporte, etc.). Por ello, podemos decir que estamos avanzando hacia un cambio de paradigma desde el punto de vista empresarial, ya que determinados patrones, han venido para quedarse.

 

A diferencia de otras crisis anteriores, la liquidez existente en manos de los inversores financieros privados e institucionales para hacer inversiones directas era elevada en el momento anterior de la expansión de la actual pandemia y esto marcará el panorama de las fusiones y adquisiciones en el corto y medio plazo, siendo un dinamizador.

 

No obstante, esta liquidez será cautelosa a la hora de tomar decisiones de inversión y aquellos sectores más castigados no parece que sean los receptores de esos fondos tradicionales que buscarán dirigir sus inversiones hacia sectores con mayor resiliencia a la actual situación. Como alternativa de financiación para estas empresas que han visto mermada su situación de liquidez durante los primeros meses de la pandemia, el balón de oxígeno han sido las entidades financieras que han regado de financiación (ICO mediante) a estas empresas, en una jugada maestra por parte de dichas entidades de reducir riesgos en sus balances. Veremos si este apetito por dotar de financiación al tejido empresarial continua después de los estímulos del ICO. Como segunda alternativa, están comenzando a aparecer inversores especializados en situaciones especiales (distressed situation) con el objetivo de garantizar la viabilidad de determinadas compañías que están pasando por situación complicada, bien sea por criterios de mercado, operativos o financieros. La rentabilidad exigida por este tipo de inversores en operaciones de “salvamento” son altas debido al riesgo que asumen y en la mayoría de los casos suponen un elevado coste para los antiguos accionistas de las empresas objetivo.

 

Para aquellos sectores que hayan visto fortalecido o impulsado su modelo de negocio durante la pandemia, o al menos no hayan tenido un efecto negativo, la probabilidad de obtener liquidez de estos inversores financieros para realizar una operación corporativa de fusiones o adquisiciones, es alta. Como ejemplo de esta afirmación, podemos mirar hacia el sector de la formación donde se han anunciado tres operaciones de cierta envergadura en nuestro país durante los meses de julio y agosto. El fondo estadounidense KKR se hacía con MasterD, líder en formación para oposiciones, en una operación valorada en 160 millones de euros. El fondo español Magnum Capital se hacía con el 70% de ISDI (Instituto Superior para el Desarrollo de Internet) por 35 millones de euros. Por último, el grupo educativo francés AD Education, participado por Cathay Capital, compraba CES, Escuela Superior de Imagen y Sonido. Estas transacciones muestran unos múltiplos de valoración implícito de la compañía objetivo sobre el resultado operativo (EBITDA) espectaculares, llegando a superar las valoraciones de 30 veces EBITDA. ¿Esto será algo extrapolable en el corto plazo? Probablemente no, ya que habrá ajustes de expectativas de los planes de negocio, lo que implicará ajustes en las valoraciones.

 

Si nos fijamos en los inversores industriales (grupos industriales en distintos sectores de actividad que buscan incrementar cuota de mercado, entrar en mercados en los que no operan o diversificar sus actividades), para aquellos que dispongan de liquidez para realizar adquisiciones, puede ser un buen momento y competirán directamente con los inversores financieros, llegando a valoraciones incluso mayores debido a la generación de sinergias derivadas de estas transacciones.

 

Ya sean inversores financieros o industriales, una recuperación en forma de L o en forma de U, hubiese ralentizado este tipo de operaciones hasta tener por parte de los inversores una mayor visibilidad, pero el buen performance de determinados sectores, unido a sus expectativas de crecimiento, están dinamizando el mercado de M&A por encima de las expectativas.

 

Respecto al retorno exigido al capital por parte de estos inversores con liquidez, ya sean financieros o industriales, no ha cambiado con respecto a los retornos que se buscaban antes de la pandemia. Lo que sí ha cambiado es el enfoque con el cual abordarán las transacciones, siendo más selectivos, revisando con mayor detalle los planes de negocio de la compañía objetivo y con un fuerte análisis de cada sector y del mercado en el que opera cada compañía. Como se suele decir, “si la compañía es buena y tiene potencial, habrá inversor para una operación corporativa”.

 

Por último, esta crisis de la Covid-19, también está cambiando cómo la sociedad mira hacia las empresas y los impactos que éstas generan y los inversores no son ajenos a esto. Por ello, se van a buscar inversiones que, adicionalmente de obtener un retorno objetivo, consideran en su toma de decisiones factores ambientales, sociales y de gobierno corporativo (ESG por sus siglas en inglés – environmental, social, and governance). Un reciente estudio de Bain & Company detalla que los inversores financieros serán especialmente sensibles a compañías que cumplan con criterios ESG, debido a que esto tiene un impacto directo en la rentabilidad obtenida y los LPs (inversores que invierten en las gestoras de los fondos de capital riesgo) cada vez valoran más estas inversiones como prioritarias, entre otras bonanzas. Esto supone otra arista a tener en cuenta en las futuras operaciones corporativas en este nuevo contexto.

 

Esta crisis de la Covid-19 desde el punto de vista del sector del M&A va a implicar actuar sobre las dos caras (la buena y la mala) de un ciclo económico. Por un lado, la dinámica actual y de los próximos meses para sectores y compañías que hayan visto impulsados sus negocios, está siendo y será muy similar a la previa a la pandemia, pero con procesos de inversión más intensivos en la revisión desde todos los puntos de vista del plan de negocio de la compañía objetivo y del cumplimiento de criterios ESG en las compañías objetivo. Por otro lado, para aquellas compañías que esta situación suponga una crisis financiera y sobre su modelo de negocio, salvarán el corto plazo (o no) con la financiación ICO facilitada y se abrirán posibilidades vistas en crisis anteriores. Esto dará lugar a una gran asimetría. Por ello, todos los actores que están involucrados en el sector de M&A, desde los actores principales, financiadores y asesores, tienen que estar preparados para posicionarse en alguno de estos enfoques, con el objetivo de alcanzar sus objetivos, que seguro serán alcanzables.  

Aviso:  Acceda al contenido completo de Consenso del Mercado sumándose a nuestra Zona premium.