Usamos cookies propias y de terceros para mejorar servicios y mostrarle publicidad de su preferencia mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.

Viernes, 30 de octubre de 2020

Pulse en el valor para ver ratios >

Publicado en INTERNACIONAL Martes, 22 de septiembre de 2020 00:00

La apreciación del euro dificulta la consecución de los objetivos de política monetaria

Intermoney | Las preocupaciones sobre los efectos de nuevos cierres en Europa eran recogidas por el euro. Éste volvía a caer el lunes frente al dólar por debajo de 1,18 (1,1739 EURUSD, a primera hora del martes), en medio del debate sobre si el BCE debería tratar de controlar el tipo de cambio.

 

Así, lo señalaba el Bundesbank que, si bien dispensaba al banco central de no poder actuar, recordaba la influencia grande que tiene sobre la moneda única a través de su política monetaria y la comunicación que transmita. En concreto, se explicaba que la influencia del BCE sobre el tipo de cambio había aumentado desde la crisis financiera y que era aún mayor cuando su política redujo los tipos a largo plazo. Específicamente, se estimaba que el banco podría debilitar el euro en un 0,70% frente al dólar, el yen y la libra esterlina al reducir el rendimiento del Bobl alemán a 5 años en sólo -10 puntos básicos.

 

Precisamente el lunes, la presidenta de la entidad, Christine Lagarde, no tenía más remedio que insistir en que la institución vigila muy de cerca la apreciación del euro y en que adoptará las medidas que sean necesarias para cumplir el objetivo de la estabilidad de precios en la UEM. Después de mostrar cierta frialdad ante el alza del euro tras la última reunión del Consejo de Gobierno, Lagarde afirmaba que “la apreciación del euro obviamente juega un papel en diferentes aspectos y, en lo que concierne a la política monetaria, ejerce una presión a la baja sobre los precios”. Lagarde también reconocía que la incertidumbre en el entorno actual requiere un análisis cuidadoso de la información disponible, incluida la evolución del tipo de cambio (en relación con sus implicaciones en las perspectivas de inflación a medio plazo) e insistía en que el banco continúa listo para ajustar todos sus instrumentos de la manera apropiada para hacer repuntar los precios. La presidenta también apuntaba que los datos económicos sugieren un fuerte rebote de la economía en el tercer trimestre, si bien la fuerza de la recuperación sigue siendo incierta.

 

La apreciación del euro se ha convertido en un nuevo obstáculo para el cumplimiento de los objetivos de política monetaria y la fortaleza de la divisa y el impacto económico de la nueva oleada de la pandemia en la zona euro serán parte del discurso que hoy escucharemos de otros miembros del Consejo del BCE como Villeroy o Lane. Éstos también podrían tratar los efectos de la política monetaria ultra-laxa después de que ayer el presidente del banco central austriaco, Robert Holzmann, criticase los tipos de interés bajos a largo plazo por sus consecuencias dañinas sobre la economía al frenar la productividad.  

Aviso:  Acceda al contenido completo de Consenso del Mercado sumándose a nuestra Zona premium.