Usamos cookies propias y de terceros para mejorar servicios y mostrarle publicidad de su preferencia mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.

Lunes, 26 de octubre de 2020

Pulse en el valor para ver ratios >

Publicado en NOTICIAS DESTACADAS Lunes, 09 de marzo de 2020 00:00

Arabia Saudita rebaja el petróleo que vende en Asia, Europa y EEUU para quitar mercado a Rusia: el precio en Asia cae a niveles de 1991

Juan J. Fdez-Figares (Link Securities) | Si la propagación del coronavirus y, sobre todo, las medidas adoptadas para su contención, venían penalizando con dureza el comportamiento de los mercados de valores en las últimas semanas, la “guerra” iniciada el vienes en el seno de la OPEP+ se ha convertido en “la guinda del pastel”.

 

 

Así, y tras no aceptar Rusia el viernes la propuesta saudita de reducir la producción de crudo de los países de la OPEP y de sus socios “no OPEP”, lo que se ha denominado como OPEP+, en 1,5 millones de barriles al día adicionales, el precio del petróleo descendió el 10% al cierre de la sesión, en lo que supone su mayor descenso en un día desde 2015. Pero lo cosa no acabó con esta caída. Este fin de semana Arabia Saudita, a través de la compañía estatal Saudi Aramco, ha anunciado fuertes rebajas en el precio del petróleo que vende en Asia, Europa y Estados Unidos con el aparente objetivo de restar cuota de mercado a Rusia y forzar a este país a volver a la mesa de negociación. El efecto en el precio del petróleo no se ha hecho esperar, que ha cedido más del 20% en el mercado asiático esta madrugada, lo que representa su mayor caída en un día desde la guerra de Irak, en 1991.

 

Con el precio del crudo perdiendo los 30 dólares por barril muchos productores, no solo los frackers estadounidenses y canadienses, que también, pierden dinero con sus producciones. Además, la mayoría de los países productores, entre ellos la totalidad de los de la OPEP, verán incrementar de forma alarmante sus déficits presupuestarios a estos niveles de precio. Es por ello que el movimiento de Arabia Saudita, que también ha amenazado con inundar el mercado de crudo, aumentando drásticamente su producción –podría llegar a 12 millones de barriles al día cuando en la actualidad está produciendo unos 9,7 millones–, puede terminar generando una fuerte crisis en el sector que, en el caso de las compañías más endeudadas y con vencimientos de deuda a corto plazo, podría suponer su caída. Entendemos que esta arriesgada estrategia por parte de Arabia Saudita, que no será implementada hasta el mes de abril, debería hacer reaccionar a sus socios dentro de la OPEP+, ya que nadie va a salir ganando con esta “guerra”.

 

Más a corto, y en lo que hace referencia a los mercados financieros mundiales, la reacción a la nueva crisis del petróleo no se ha hecho esperar: i) las bolsas asiáticas se han desplomado esta madrugada; ii) los futuros de los índices estadounidenses han tenido que ser parados en un momento dado al superar el 5% de caída, la primera vez que ocurre desde que gobierna Donald Trump; iii) el yen, como moneda refugio que es, se ha revalorizado hasta alcanzar su nivel más elevado frente al dólar desde 2016; y por último, iv) toda la curva de tipos estadounidense, incluida la rentabilidad del 30 años, se ha situado por debajo del 1% por primera vez en la historia.

 

Los inversores descuentan un escenario de fuerte recesión, escenario que podría no darse si en el corto plazo se adoptan las medidas adecuadas tanto en lo que hace referencia al crudo como, sobre todo, para combatir de forma racional la propagación del coronavirus. En este sentido, señalar que la decisión del Gobierno italiano de poner en cuarentena hasta comienzos de abril a un tercio de su población, decisión que parece que no se está cumpliendo, creemos que es desproporcionada además de inútil si realmente no es implementa, y solo lleva a elevar el nivel de incertidumbre entre la población y a generar un grave daño económico a la misma.

 

Esperamos que a lo largo del día tanto políticos como bancos centrales se pronuncien y anuncien potenciales medidas para reconducir el caos en que se ha convertido la gestión de la epidemia de coronavirus, caos que, de continuar sin control, puede convertirse en “la profecía autocumplida”, llevando a la economía mundial a una nueva crisis global.

 

Para empezar, esperamos que hoy las bolsas europeas abran con fuertes caídas, con los inversores a punto de claudicar o claudicando directamente. De cerrar los índices con las caídas superiores al 5% que marcan los futuros, muchos de ellos entrarían ya en mercado bajista, tras haber cedido más del 20% desde sus recientes máximos, en muchos casos desde máximos históricos. Por tanto, nos enfrentamos a una sesión en la que la volatilidad se va a disparar al alza, y en la que no descartamos bruscos giros de los índices en ambos sentidos, dependiendo del flujo de noticias que se vaya generando a lo largo del día.  

Aviso:  Acceda al contenido completo de Consenso del Mercado sumándose a nuestra Zona premium.