Usamos cookies propias y de terceros para mejorar servicios y mostrarle publicidad de su preferencia mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.

Lunes, 25 de mayo de 2020

Pulse en el valor para ver ratios >

Publicado en INTERNACIONAL Miércoles, 08 de abril de 2020 00:00

El Eurogrupo sigue dividido para consensuar las ayudas económicas ante el coronavirus: 500.000M€ en el aire

Bankinter | Los mecanismos a debate son, en primer lugar, 100.000M de euros de el Plan SURE (Support for Unemployment Risk in an Emergency): préstamos con garantía de la UE a los países para financiar el aumento del gasto por pérdidas de empleo. En segundo lugar, las líneas de crédito del fondo de rescate del Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE). Este fondo cuenta con 410.000M de euros de capacidad de préstamo y se podrían movilizar 200.000M de euros en una primera etapa.

 

Y el tercer y último mecanismo que se debate en la actualidad es el fondo paneuropeo de garantía que pueda disponer de créditos para que el Banco Europeo de Inversiones (BEI) apoye con liquidez a las pequeñas y medianas empresas por valor de 200.000M de euros.

 

Los puntos críticos que no han permitido llegar a un acuerdo son

 

(i) la “condicionalidad“ o las líneas precautorias de los fondos del MEDE. Normalmente la concesión de una línea de crédito preventiva va asociada a un programa de vigilancia por parte de las instituciones.

 

(ii) que SURE no sea el embrión de un seguro europeo de desempleo, por lo que se insiste en su temporalidad y

 

(iii) Se haga referencia a la emisión de deuda conjunta o a un macrofondo de reconstrucción que se financiaría con una única emisión de eurobonos (coronabonos).

 

Opinión del equipo de análsis de Bankinter: La gestión de la crisis del Covid-19 supone un reto para el proyecto europeo. Los programas de rescate del MEDE contemplan unos programas de vigilancia (troika) que incluyen objetivos fiscales muy marcados desde Bruselas y consultas antes de cada decisión legislativa. Hay consenso en que la condicionalidad de estas líneas de emergencia tiene que ser más suave esta vez que en el rescate de 2008-2009, pero no hay acuerdo aún en dónde poner el límite.

 

Italia considera que sólo pueden aceptar este paquete del MEDE si no hay ninguna obligación de ajuste macroeconómico. Además insiste en que se incluya claramente en el comunicado de los ministros de Economía y Finanzas a sus jefes de Gobierno y Estado (que son los que deben dar el visto bueno último) referencias a una posible emisión de deuda conjunta en la UE en algún momento. Bien eurobonos, bien un Fondo de Recuperación como sugiere Francia o la Comisión, con capacidad propia y mancomunada de endeudamiento.

 

La emisión de deuda conjunta sigue siendo uno de los principales puntos de fricción entre las diferentes delegaciones. España, Francia e Italia defienden la incorporación de una emisión de eurobonos temporal y limitada en el tiempo para financiar la recuperación económica tras la pandemia. Sin embargo, los países del norte, encabezados por Alemania y Países Bajos, siguen rechazando esta fórmula. 

Aviso:  Acceda al contenido completo de Consenso del Mercado sumándose a nuestra Zona premium.