Usamos cookies propias y de terceros para mejorar servicios y mostrarle publicidad de su preferencia mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.

Lunes, 18 de noviembre de 2019

Pulse en el valor para ver ratios >

Publicado en INTERNACIONAL Miércoles, 02 de octubre de 2019 00:00

Lento goteo al alza de las medidas subyacentes de inflación

Bankia Estudios | La inflación general cayó en septiembre y vuelve a confirmar que, en ausencia de presiones de las partidas más volátiles, muestra una fuerte resistencia al alza.

 

 

 

Según datos preliminares de septiembre, la inflación general cayó 0,1 p.p., hasta el 0,9%, mientras que la subyacente subió 0,1 p.p., hasta el 1,0%. El análisis por componentes de la inflación en la UEM muestra una notable corrección del componente de energía (-1,8% vs -0,6%), que resta casi 0,2 p.p. a la inflación, frente a casi 1,0 p.p. que aportaba un año antes; mientras que la inflación en servicios aumentó (1,5% vs 1,3%). Entre los grandes países, se aprecia que la tendencia es de caída de la inflación general: -0,1 p.p. en Alemania, hasta 0,9%; y -0,2 p.p. en Francia, hasta 1,1%; en Italia, hasta 0,3%; y en España, hasta 0,2%.

 

Cabe la pena señalar que, más allá de subidas o bajadas puntuales, la inflación subyacente está mostrando un comportamiento bastante errático en los últimos años, que dificulta observar su tendencia. Este comportamiento de la inflación subyacente se explica por la distorsión que representan unos pocos componentes que apenas pesan el 20%, pero que son muy volátiles. En concreto, la partida de vestido y calzado, con un peso en torno al 9% de la inflación subyacente, explica casi el 20% de su variación en los últimos años. Del mismo modo, transporte, paquetes vacacionales y hoteles son las partidas más volátiles dentro de la rúbrica de servicios: con un peso de solo un 15% dentro de servicios, explican casi el 65% de su volatilidad y, por tanto, casi el 40% de la volatilidad de la subyacente. Si se excluyen estas partidas, se observa que la inflación en servicios ha mostrado una modesta senda alcista desde comienzos de 2017, pasando de un 1,0% a casi un 1,6% en verano de este año, lo que contrasta con el movimiento de “subida y bajada” de los servicios totales, que se han movido en un rango del 1,0%-1,9%.

 

El BCE, consciente de la distorsión que introducen estas partidas tan volátiles, analiza la evolución de otras medidas estadísticas para la inflación subyacente, entre las que destacaría la inflación “supercore” (excluye aquellos componentes que no están correlacionados con el ciclo económico) y la PCCI (Persistent and Common Component of Inflation). En ambos casos, estas medidas apuntan a una inflación subyacente más elevada que la que muestra la estadística de Eurostat (1,3%-1,4%). No obstante, la estabilidad que presentan desde mediados de 2017, sobre todo la PCCI, en un contexto de enfriamiento económico cercano al estancamiento, estarían detrás de las medidas adoptadas en su reunión de septiembre. Si la coyuntura no mejora, no puede descartarse que el BCE tome medidas adicionales, como otra rebaja de tipos o una ampliación del QE, tanto por volumen, como por tipo de activo elegible.  

Aviso:  Acceda al contenido completo de Consenso del Mercado sumándose a nuestra Zona premium.