Usamos cookies propias y de terceros para mejorar servicios y mostrarle publicidad de su preferencia mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.

Lunes, 14 de octubre de 2019

Pulse en el valor para ver ratios >

Publicado en INTERNACIONAL Viernes, 12 de julio de 2019 10:45

La inflación sigue sin representar un “problema” para las economías de Francia y Alemania, aunque sí para el BCE

Link Securities | La Oficina Federal de Estadística alemana, Destatis, publicó ayer que el índice de precios de consumo (IPC) subió en el mes de junio en Alemania el 0,2% en relación a mayo, mientras que en tasa interanual lo hizo el 1,6% (1,4% en mayo). Ambas lecturas coinciden tanto con sus preliminares de mediados de mes como con lo esperado por los analistas.

 

Señalar que la tasa de crecimiento interanual del IPC es la segunda mayor que se alcanza en lo que va de 2019. Por su parte, el IPC armonizado (IPCA) subió un 0,2% en el mes de junio en relación a mayo y el 1,5% en tasa interanual (1,3% en mayo). Ambas lecturas superan sus preliminares, que fueron de crecimientos respectivos del 0,1% y del 1,3%. Estas últimas eras las lecturas que esperaban los analistas.

 

Señalar que la aceleración de la inflación en junio se debió en gran medida al incremento de los precios de los alimentos (1,2% vs. 0,9% en mayo), de los de la ropa y calzado (1,6% vs. 1,2%) y de los del ocio y la cultura (2,2% vs. -1,5%). En sentido, contrario, pesó la evolución de los precios de la energía (3,1% vs. 3,8%). Excluyendo los precios de la energía y de los alimentos, el IPC subyacente subió en junio el 1,6% (1,3% en mayo).

 

Valoración: a pesar del repunte experimentado en junio por la inflación y por su subyacente, ambas tasas se mantienen lejos del objetivo de cerca del 2% establecido por el BCE, al que proveen de una buena excusa para actuar, utilizando para ello nuevas medidas de política monetaria acomodaticia no convencionales.

 

Por su parte, el Instituto Nacional de Estadística francés, el Insee, publicó ayer que el índice de precios de consumo (IPC) de Francia subió en el mes de junio el 0,2% en relación a mayo, mientras que en tasa interanual lo hizo el 1,2% (0,9% en mayo). Ambas lecturas coincidieron con sus preliminares y con lo esperado por los analistas. A su vez, el IPC armonizado (IPCA) subió en Francia en el mes de junio el 0,3% en relación a mayo, mientras que en tasa interanual lo hizo el 1,4% (1,1% en mayo). Igualmente, ambas lecturas fueron similares a sus preliminares y a lo esperado por los analistas.

 

El repunte de la tasa de crecimiento interanual del IPC francés fue consecuencia en gran parte del que experimentó la tasa de crecimiento de los alimentos (2,6% vs. 2,3% en mayo) y la de los servicios (1,2% vs. 0,6%). Por su parte, la tasa de crecimiento de los precios de los bienes manufacturados se mantuvo en negativo en el mes (-0,7%), mientras que la de los precios de la energía cedió terreno (2,4% vs. 3,4%), en ambos casos pesando en el comportamiento de la inflación en el mes.

 

Valoración: al igual que sucede en Alemania, la inflación sigue sin representar un “problema” para la economía francesa, aunque sí para el BCE, que se muestra incapaz de impulsarla hacia su objetivo de cerca del 2%.  

Aviso:  Acceda al contenido completo de Consenso del Mercado sumándose a nuestra Zona premium.