Usamos cookies propias y de terceros para mejorar servicios y mostrarle publicidad de su preferencia mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.

Lunes, 14 de octubre de 2019

Pulse en el valor para ver ratios >

Publicado en INTERNACIONAL Viernes, 12 de julio de 2019 10:00

El abaratamiento de la energía continúa moderando la inflación general en Estados Unidos (1,6% general)

Bankia Estudios | El descenso en los precios energéticos vuelve a explicar la caída de la inflación en junio, mientras que la subyacente aumenta levemente. El dato sigue siendo consistente con la bajada de tipos esperada en la próxima reunión de julio.

 

 

 

La inflación descendió dos décimas en junio hasta situarse en el 1,6%, al igual que en el mes anterior, principalmente, debido al abaratamiento de la energía, que ha pasado de ser neutral en los últimos tres meses a restar ahora 0,3 p.p. a la tasa interanual. Detrás de este descenso se encuentra la caída en el precio del petróleo (-7,4% en el mes hasta 55,3 $ el barril West Texas), que explica el descenso en el precio de la gasolina (-5,4% interanual). Además, las partidas de servicios energéticos (gas y electricidad) permanecen en terreno negativo (ver tabla).

 

Por su parte, la inflación subyacente aumentó una décima en junio hasta el 2,1%, básicamente, por el aumento en las partidas más relacionadas con la vivienda (ver tabla), las de mayor peso en el IPC, que repuntaron tras mostrar un crecimiento bastante estable en los últimos meses. La subyacente permanece en el rango del 2,0%-2,1% por 5o mes consecutivo, pero creció más de lo esperado en términos mensuales (0,3% vs 0,1%, en términos ajustados por efecto calendario) y también comienzan a percibirse presiones al alza por el lado de los productos no energéticos, que conservan una leve tendencia alcista desde la introducción de los aranceles (ver gráfico).

 

El registro de junio se encuentra dentro de nuestras expectativas y, además, el escenario energético se está ajustando a lo previsto, por lo que apenas cambiamos nuestro escenario de inflación en el corto plazo. Esperamos que la general descienda en julio, pero que retome cierta senda alcista en la segunda mitad del año, debido a una mayor aportación de la energía (bajo el supuesto de cierta recuperación en el precio del barril de referencia en Estados Unidos en torno a los 60 dólares). Más incertidumbre existe respecto a la subyacente: está por ver que las leves presiones alcista de junio se prolonguen en próximos meses, teniendo en cuenta la fortaleza relativa del dólar, el descenso en los costes laborales unitarios y la señal de las medidas tendenciales disponibles. En cualquier caso, el registro de junio es consistente con las expectativas de bajada de tipos de interés en la próxima reunión de la Fed a finales de este mes. 

 

Aviso:  Acceda al contenido completo de Consenso del Mercado sumándose a nuestra Zona premium.