Usamos cookies propias y de terceros para mejorar servicios y mostrarle publicidad de su preferencia mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.

Jueves, 01 de octubre de 2020

Pulse en el valor para ver ratios >

Publicado en CONSENSO Lunes, 14 de septiembre de 2020 00:00

BCE: Reunión sin sorpresas, salvo por la revisión de previsiones

Bankia Estudios | Como se esperaba, no ha efectuado cambios en su política monetaria, pero tampoco ha mostrado una preocupación apreciable por la apreciación del euro. Del comunicado y rueda de prensa posterior, cabe destacar lo siguiente:

 

 

 

 

  • Crecimiento: La recuperación de la economía se encuentra, básicamente, en línea con las previsiones. Los datos económicos apuntan a que continúa la recuperación y sugieren un fuerte rebote en el tercer trimestre, con una importante recuperación de la demanda. El sector manufacturero continúa su mejora mientras se desacelera el de servicios. En cualquier caso, la incertidumbre es significativa. El aumento de contagios es un factor negativo para el corto plazo. En su nuevo escenario, para 2020 espera una menor contracción del 8,0% (-8,7% en junio) y para 2021 reduce su previsión de recuperación del 5,2% al 5,0%. Para 2022 espera un crecimiento del 3,2% (3,3% en junio). Señala que los riesgos son claramente a la baja.

 

  • Inflación: Se ve afectada por los bajos precios de la energía y la debilidad de la demanda. La inflación seguirá siendo negativa en los próximos meses, aunque volverá a zona positiva en 2021. Sus previsiones no reflejan riesgo de deflación y afirma que ese riesgo era más elevado en junio. En cuanto a sus previsiones, mantiene la de 2020 en el 0,3%, sube la de 2021 del 0,8% al 1,0% y mantiene también la de 2022 en el 1,3%. Esperan que la inflación subyacente se sitúe en el 0,9% en 2021 (0,7% en el mes de junio) y que aumente hasta el 1,3% en 2022

 

  • Escenarios alternativos: Actualiza, asimismo, sus dos escenarios alternativos respecto a la visión de junio (Tabla 1). En el menos negativo (mild scenario), lo más relevante frente al central (Baseline) es que intensifica la recuperación en 2021, hasta un crecimiento del 8,9%, y que la inflación lograría acercarse realmente al objetivo en 2022. Por otra parte, en el más negativo, la contracción del PIB de la UEM en 2020 aumentaría hasta el 10% y no habría recuperación visible en 2021.

 

 

 

  • Tipos de interés: La Facilidad de Depósito se mantiene en el -0,50%, el repo en el 0% y la Facilidad de Crédito en el 0,25%. Estos tipos de referencia seguirán en sus niveles actuales o inferiores, hasta que se observe una convergencia sólida de las perspectivas de inflación hasta su objetivo y dicha convergencia se refleje de forma consistente en la evolución de la inflación subyacente. Por tanto, solo sería consistente con una subida de tipos a lo largo de 2022 bajo su escenario más benigno, con una probabilidad baja, actualmente. Bajo su escenario central, una subida de tipos no podría ser antes de 2023.

 

  • APP: Mantiene el ritmo de compras netas por 20.000 millones mensuales, junto a los 120.000 MM. adicionales que se anunciaron hasta final de 2020. Se podrán extender posteriormente todo lo que sea necesario, finalizando poco antes de que se decida la primera subida de tipos de interés.

 

  • Reinversión de vencimientos del APP: Continuarán reinvirtiendo el 100% hasta bastante más allá de cuando realicen la primera subida de tipos de interés y, en cualquier caso, durante el tiempo necesario para mantener condiciones favorables de liquidez y un amplio grado de acomodación monetaria.

 

  • PEPP: Continuará con las compras hasta alcanzar un volumen total de 1,35 billones de euros, actuando de manera flexible en tiempo, clases de activos y jurisdicciones. La duración del programa será hasta junio de 2021 o el tiempo que sea necesario hasta que consideren que la crisis provocada por el coronavirus se ha superado. Los vencimientos que se produzcan hasta finales de 2022 se reinvertirán. No se ha discutido su ampliación, pero sí insiste en que lo más probable es que el programa se utilice en su totalidad. Defiende su efectividad y eficiencia, ayudando a cumplir el objetivo de estabilidad financiera.

 

  • Operaciones de refinanciación: Su propósito es seguir suministrando una amplia liquidez, con el fin de apoyar el crédito bancario a empresas y hogares. • Compromiso: Están plenamente dispuestos a utilizar y ajustar todos los instrumentos según sea necesario para asegurar que la inflación alcance su objetivo.

 

  • Tipo de cambio del euro: Discutieron la apreciación del euro, aunque hay acuerdo en el Consejo de que no es necesario sobrerreaccionar y que no intentarán controlar el tipo de cambio. Sin embargo, también dice que analizarán cuidadosamente las presiones a la baja que ejerza sobre la inflación. Insiste, como en otras ocasiones, que no tienen un objetivo para el tipo de cambio, pero también señala que seguirán de cerca su evolución en los próximos meses. Por tanto, parece que aún no ha llegado a niveles de preocupación pero sí de requerir atención.

 

  • Política fiscal: Insiste en la necesidad de tomar medias ambiciosas y coordinadas en las actuales circunstancias.

 

  • Revisión de la política monetaria: No tiene sentido anticipar nada de los trabajos sobre este tema, aunque dice que han tomado nota de las conclusiones extraídas por la Fed.

 

  • Brexit: Lo están monitorizando, aunque confían en un resultado positivo de las negociaciones.

 

En nuestra opinión

 

Reunión de transición en la que el BCE ni siquiera se ha mostrado especialmente contrariado por la fortaleza del euro, lo que podría reavivar su reciente tendencia a apreciarse. De hecho, la reacción ha sido de una subida superior al 0,6%, aproximándose su cotización a la resistencia situada en 1,20 eur/usd. Tampoco la revisión del escenario de crecimiento e inflación ha aportado novedades a destacar, observándose, quizás, una cierta mejora en el sentimiento del banco central.

 

Finalmente, no ha anticipado la ampliación, tanto en volumen como en plazo, del programa PEPP que se esperaba para contener la fortaleza del euro: una vez demostrado que, de momento, no está dispuesto a tomar medidas para contenerla, su necesidad no era tan apremiante, aún le quedan por utilizar casi 840.000 millones del programa y su cierre no se producirá hasta mediados de 2021. Además, las condiciones financieras son extraordinariamente relajadas como lo refleja los bajos niveles en toda la curva de tipos y los casi 3 billones de exceso de liquidez del sistema que ha provocado que el Euribor a 12 meses haya registrado otro mínimo histórico.

Aviso:  Acceda al contenido completo de Consenso del Mercado sumándose a nuestra Zona premium.