Usamos cookies propias y de terceros para mejorar servicios y mostrarle publicidad de su preferencia mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.

Lunes, 25 de mayo de 2020

Pulse en el valor para ver ratios >

Publicado en CONSENSO Sábado, 04 de abril de 2020 00:00

Los bonos soberanos ligados a la inflación vuelven a ser atractivos

AXA IM | Los bonos vinculados a la inflación han tenido un buen desempeño durante los años de flexibilización cuantitativa. Dichos programas de flexibilización cuantitativa se están reiniciando con un diseño agresivo. Esperamos que los bonos ligados a la inflación estén bien respaldados.

 

 

 

Los bonos vinculados a la inflación son bonos soberanos

 

En tiempos de incertidumbre, los inversores buscan activos defensivos. Los bonos vinculados a la inflación son emitidos principalmente por soberanos y más aún por los que tienen una alta calificación.

 

Esto puede dar a los inversores un buen nivel de comodidad en la solvencia de los emisores. Además de eso, la mayoría de los bonos vinculados a la inflación encuentran apoyo de liquidez, ya que están incluidos en paquetes de flexibilización cuantitativa.

 

Las tasas de interés reales han aumentado y ahora están en niveles atractivos

 

Los bonos vinculados a la inflación han sido vendidos por inversores enfocados en el corto plazo que buscan liquidar activos para afrontar las margin calls o liberar algo de efectivo.

 

El reciente aumento en las tasas de interés reales es una oportunidad en nuestra opinión. Históricamente, uno de los principales efectos de los programas de flexibilización cuantitativa ha sido hacer que los tipos de interés reales disminuyan, lo que beneficia a los bonos ligados a la inflación.

 

Los gráficos a continuación muestran que las tasas de interés reales son demasiado altas en comparación con las expectativas de una relajación prolongada de la política monetaria.

 

 

 

Las expectativas de inflación se han debilitado

 

Las expectativas de inflación están deprimidas como resultado de la caída de los precios del petróleo y las expectativas de un crecimiento económico mucho más lento en el futuro.

 

Si bien es razonable esperar que la inflación se acerque al 0% en 2020, el impacto combinado de la mayor relajación monetaria coordinada a nivel mundial y el estímulo presupuestario sobre la inflación aún está por verse. La recuperación económica que eventualmente seguirá, puede ver algunas presiones inflacionarias significativas como fue el caso después de la Gran Recesión de 2008 o el desastre de Fukushima.

 

En cualquier caso, el mercado podría tener que fijar el precio de la inflación más alta en cierta medida, y los niveles actuales del mercado parecen demasiado deprimidos en nuestra opinión desde esta perspectiva.

 

 

Los precios del petróleo se han derrumbado, el impacto en la inflación será un efecto puntual y los riesgos adicionales a la baja son limitados

 

La estrategia agresiva que actualmente sigue Arabia Saudí tiene como objetivo recuperar la cuota de mercado. Ha impactado los precios del petróleo de manera muy negativa y esto hará que la inflación se vea peor en el corto plazo. Los precios de los alimentos y la energía, mientras que los mayores contribuyentes a la volatilidad de la inflación solo contribuyen marginalmente al nivel real de inflación. En resumen, el movimiento de los precios del petróleo es un ruido y una gran parte del movimiento más bajo en los precios del petróleo ya está incluido.

 

En conclusión, creemos que en un entorno en el que los bancos centrales están imprimiendo dinero para financiar el gasto presupuestario, los bonos soberanos ligados a la inflación vuelven a ser atractivos. Esperamos seguir viendo disminuir las tasas de interés reales.  

Aviso:  Acceda al contenido completo de Consenso del Mercado sumándose a nuestra Zona premium.