Usamos cookies propias y de terceros para mejorar servicios y mostrarle publicidad de su preferencia mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.

Miércoles, 28 de octubre de 2020

Pulse en el valor para ver ratios >

Publicado en CONSENSO Lunes, 04 de mayo de 2020 00:00

El petróleo se ve castigado por problemas de demanda: sin visibilidad de recuperación la recomendación es de Venta en el Sector

Bankinter | El Sector Petróleo enfrenta un momento difícil por Covid19 y por desaceleración económica global. La fuerte caída de la demanda (supera - 30%), no será compensada por reducción de oferta (OPEP -9,7%). Los inventarios están en máximos y los depósitos tradicionales se han agotado.

 

 

Por ello, el futuro del West Texas llegó a cotizar en negativo. Fue una anomalía, pero podría repetirse en los próximos meses, puesto que la demanda no será suficiente como para dar salida al nivel de inventarios. En definitiva, la visibilidad de recuperación es reducida y la volatilidad muy elevada. Por ello, reiteramos nuestra recomendación de VENDER EL SECTOR.

 

 

El Petróleo enfrenta una de las peores crisis de su historia. El Covid19, la desaceleración global y la geopolítica, anticipan volatilidad y precio reducido.
La demanda de petróleo cae más de -30% y no hay visibilidad en la recuperación.

 

 

El confinamiento de la población por Covid19 provoca caída de consumo de gasolina, menor actividad industrial y paralización de vuelos. Además, una vez superada la pandemia, la desaceleración global anticipa demanda débil. Como referencia, la OPEP redujo su estimación de demanda este año en -6,9MBarr./día hasta 92,8Barr./día desde 99,7Barr./día anterior. Estados Unidos será determinante en la demanda. Es el primer consumidor mundial y preocupa el alza del desempleo y una temporada de verano (driving session) marcada por reducción de desplazamientos. El principal catalizador es el aumento de las reservas estratégicas aprovechando el precio, como ya han anunciado Estados Unidos y China.

 

La oferta se reduce, pero no lo suficiente como para compensar la caída de la demanda:

La OPEP + Rusia recortan producción en -9,7MBarr./día (aprox. 10% oferta global) en mayo y junio, y realizarán reducciones posteriores de menor cuantía hasta 2022. Nivel elevado pero insuficiente como para compensar la debilidad de la demanda (-30%). Además, existe el temor a que estos recortes no se implementen en un hipotético escenario de mayor tensión geopolítica.

 

 

Y todo ello en un contexto de tensión geopolítica

Arabia Saudí y Rusia, tras la guerra de precios de marzo, han acercado posiciones y acordado recortar producción. No obstante, cualquier tensión entre ellos impacta directamente. Además, varios productores (particularmente Rusia) consideraban que con los precios actuales el impacto sería irreversible en la industria de fracking americana: el coste de producción es muy superior al de Rusia y, sobre todo, al de Arabia Saudí. No obstante, la respuesta de Estados Unidos es contundente: (i) Pondrá en marcha un plan para apoyar al sector y al empleo. (ii) Amenaza con limitar la llegada de barriles desde Arabia Saudí. (iii) Ha ordenado a su Armada la destrucción de naves iraníes si consideran amenaza en el Golfo Pérsico. Esto implica mayor tensión geopolítica en un área clave para el crudo.


 

Los inventarios en Estados Unidos están en máximos, lo que provocó futuros del WT en negativo

La fuerte caída de la demanda en un contexto de misma producción ha llevado a un alza significativo de los inventarios a nivel global y particularmente en EE.UU. El espacio está prácticamente agotado y han tenido que recurrir a buques en alta mar, oleoductos o vagones de mercancías. Esto llevó a que los futuros sobre el West Texas con entrega en mayo cotizaran puntualmente en negativo, hasta -38$/barr. Sucedió porque el tenedor prefería renovar al vencimiento a junio, antes que aceptar la entrega física. Pero rolar el contrato a junio resultó especialmente complicado y tuvieron que pagar para evitar una entrega física. Esta situación fue una anomalía, pero podría repetirse en los próximos meses sino se produce una recuperación de la demanda.

 

 

¿Cómo actuar en este contexto?

El momentum del petróleo es muy negativo y recomendamos Vender el Sector. La volatilidad será muy elevada y consideramos probable de nuevo el futuro del West Texas en negativo, de manera puntual. El sector sufre una de las mayores crisis de su historia y la visibilidad en su recuperación es todavía reducida, con demanda débil por desaceleración económica, auge de energías limpias y tensión geopolítica.

Por todo ello, reiteramos nuestra recomendación de VENDER el sector. Dentro del Sector Petróleo, muchas compañías han anunciado reducción de inversión y de remuneración al accionista y probablemente la tendencia se mantenga en los próximos meses. También se ven muy afectadas compañías de infraestructuras de petróleo, por menores inversiones de las petroleras.  

Aviso:  Acceda al contenido completo de Consenso del Mercado sumándose a nuestra Zona premium.