Usamos cookies propias y de terceros para mejorar servicios y mostrarle publicidad de su preferencia mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.

Sábado, 04 de abril de 2020

Pulse en el valor para ver ratios >

Publicado en GESTORES Jueves, 19 de marzo de 2020 13:00

Una gestora que se disculpa por las pérdidas

Manuel Moreno Capa (Director de GESTORES) | En más de tres décadas escribiendo sobre esto, me cuesta recordar una noticia como la que el pasado 18 de marzo leí en la web especializada Citywire: la gestora británica de fondos H2O Asset Management se disculpó antes sus clientes por las fuertes pérdidas sufridas en sus dos fondos de inversión debido a la crisis del coronavirus.

 

Según datos de Morningstar, los dos fondos de H2O habían caído nada menos que un cincuenta por ciento en cuatro semanas (hasta el lunes 16). Quizás si habláramos de una gestora nipona, sus responsables hubieran tenido la tentación de hacerse el harakiri.

 

¿Se imaginan que las entidades financieras que generaron el escándalo de las “subprime” y sus derivadas hubieran pedido perdón en el año 2008? La verdad es que ni siquiera recuerdo que alguna lo hiciera, o que sus responsables (algunos de ellos en la cárcel, pero otros aún encumbrados a altas responsabilidades públicas y privadas) entonaran un público “mea culpa” por el desastre causado. Eso, al parecer, sólo pasa en Japón, donde sí ha sido frecuente ver a altos ejecutivos inclinarse, literalmente, ante la sociedad para pedir perdón por la pésima gestión de sus empresas.

 

Los dos fondos de la entidad británica son el H2O Multibonds y el H2O Allegro, que gestionan 4.400 y 1.300 millones de libras, respectivamente. Y el comunicado de sus responsables, tal y como lo recoge Citywire, no tiene desperdicio: “En nombre de todo el equipo de H2O, nos gustaría manifestar a usted y a sus clientes [se está dirigiendo a los distribuidores de los fondos] nuestras disculpas sinceras por nuestras pérdidas (…), que han sido particularmente significativas desde comienzos de la semana pasada.”

 

A continuación, llegan las explicaciones: “Si la de 2008 fue una crisis de liquidez, la de 2011 una crisis de volatilidad y la de 2016 una crisis de convexidad, la de 2020 es una combinación de los tres choques anteriores”.

 

Lo cierto es que Morningstar ya había puesto bajo revisión esa misma semana a uno de los fondos de la gestora londinense, el Allegro, que evidentemente no estaba para muchas alegrías.

 

Como tampoco lo están muchos fondos de renta variable de los comercializados en España. Vean los rankings de rentabilidad. Si consultan, por ejemplo, la clasificación de VDOS publicada en su web quefondos.com, comprobarán que entre los 192 fondos de la categoría renta variable española, a 16 de marzo ya había más de 25 que acumulaban pérdidas superiores al 40 por ciento en lo que va de año, pero alguno se acercaba o incluso superaba la barrera del 50 por ciento (hasta esas mismas fechas, el Ibex-35 había retrocedido más de un 30 por ciento).

 

Con la que está cayendo en los mercados –al menos hasta que los poderosos “helicópteros monetarios” activados por casi todos los bancos centrales ayuden a frenar la sangría–, estos resultados tienen aún probabilidades de empeorar.

 

Hasta las mejores gestoras de fondos lo tienen muy difícil en crisis como la de este ejercicio, que además presenta particularidades nunca vistas antes.

 

Pero, incluso en medio de tantas pérdidas, se perciben serias diferencias: hay gestores, en el mercado español, capaces de aguantar mucho mejor que los índices de renta variable nacionales e internacionales. Pero también sobresalen las pérdidas de algunos fondos de gestoras españolas, incluso entre los que invierten en bolsas internacionales (lo que supuestamente debería darles mayor margen de maniobra que el que permite la estrecha bolsa española). Quizás sus gestores también deberían salir cuanto antes a dar explicaciones a sus partícipes, como han hecho los responsables de H2O.