Usamos cookies propias y de terceros para mejorar servicios y mostrarle publicidad de su preferencia mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.

Lunes, 25 de mayo de 2020

Pulse en el valor para ver ratios >

Publicado en GESTORES Miércoles, 08 de abril de 2020 00:00

Los inversores selectivos y ágiles todavía pueden encontrar oportunidades en los mercados de bonos

David Newman (Allianz GI) | Los bancos centrales y los gobiernos reaccionaron rápidamente a la crisis del coronavirus que condujo a una corrección sin precedentes de los mercados financieros y caídas récord en la actividad comercial en todo el mundo.

 

La forma en que los bancos centrales han manejado la crisis es notable. Han intervenido temprano, entre sus reuniones periódicas y con un fuerte mensaje de que harán lo que sea necesario para evitar la desintegración del mercado financiero. Su mensaje es muy creíble, y sería imprudente desafiarlo”, comenta Franck Dixmier, director global de renta fija de Allianz GI .

 

“Los anuncios de los bancos centrales han ayudado a restablecer un mejor funcionamiento de los mercados crediticios. Después de una desastrosa segunda semana de marzo, donde incluso el mercado de emisores con buena calificación crediticia sufrió, el mercado primario se reabrió y el mercado corporativo de alta calidad, así como los emisores soberanos pudieron volver al mercado" .

 

Las intervenciones masivas de los bancos centrales tenían dos objetivos: garantizar una transmisión fluida de la política monetaria y crear un comprador de último recurso para absorber la cantidad de deuda pública para responder a la actitud de "lo que cueste" de los gobiernos, agrega Franck Dixmier. "Hasta ahora ha sido eficiente, incluso si tendremos que cuestionar la estrategia de salida en una etapa posterior".

 

En este contexto, los inversores deben proceder con cautela, pero aún pueden obtenerse beneficios del riesgo crediticio. Los mercados emergentes se encuentran en medio de la tormenta perfecta. Los precios de las materias primas se han desplomado y la demanda se ha congelado a medida que el brote se ha extendido por todo el mundo, y con sus divisas cayendo frente al dólar. Esto ha afectado a todos los mercados emergentes, en particular a los que están cargados con altas deudas y déficit fiscales. Los bancos centrales han intervenido de la misma manera que los de los mercados desarrollados, y todavía tienen margen para hacer más. Pero es importante tener en cuenta que los mercados emergentes se presentan revueltos y no son homogéneos.

 

“Hay tantos importadores de petróleo en países emergentes como exportadores y, por lo tanto, el impacto en la reducción del precio del petróleo puede ser realmente beneficioso para algunos países. Además, la mayoría de los países de la clase de activo de deuda de países emergentes (EMD por sus siglas en inglés) están entrando en estos tiempos inseguros con balances soberanos sólidos. Si bien más de 80 países se han acercado al FMI para pedir ayuda, creemos que existen oportunidades, ya que algunos emisores soberanos muy fuertes con flexibilidad monetaria han visto ampliarse los diferenciales de crédito”.

 

El mercado de emisores con calificación crediticia de grado de inversión se ha visto afectado debido a que los diferenciales se han anticipado a niveles cercanos a los de crisis global financiera (GFC) de bajadas de rating e incumplimiento de los préstamos. Los diferenciales de crédito generalmente se mueven antes de una recesión, y hoy están valorando un nivel de bajadas de rating en línea con los peores datos vistos en los últimos 30 años. “El que esto sea suficiente dependerá de la duración del bloqueo del Coronavirus y del impacto en el PIB. Pero se pueden encontrar oportunidades si uno es selectivo, evitando los sectores más cíclicos y buscando sectores más defensivos como el farmacéutico y los servicios públicos”, comenta David Newman.

 

En cuanto al mercado de High Yield, los diferenciales pronosticaron una tasa de impagos del 10% a finales de marzo en comparación con los escenarios de las agencias de calificación que van del 5% al 13%. El mercado de High Yield no se beneficiará de las compras del banco central, pero muchas compañías han liquidado su deuda y tienen liquidez. “Debemos de tener cuidado de no eliminar lo bueno por evitar lo malo, ya que hay oportunidades selectivas. A medida que la confianza vuelve, los sectores más cíclicos funcionarán mejor. Y las compañías que ahora han caído pueden proporcionar rendimientos interesantes”, agrega David Newman.