Usamos cookies propias y de terceros para mejorar servicios y mostrarle publicidad de su preferencia mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.

Lunes, 18 de noviembre de 2019

Pulse en el valor para ver ratios >

Publicado en CONSENSO Sábado, 09 de noviembre de 2019 00:00

Los índices europeos en el largo plazo

Nicolás López (M&G Valores) | Los índices globales europeos (al igual que la mayoría de los nacionales) llevan prácticamente desde el año 2000 sin conseguir nuevos máximos históricos.

 

 

En 2007, 2015, 2018 y ahora en 2019 se han alcanzado niveles similares a los máximos del año 2000 sin ser capaces de superarlos con claridad. Los máximos de 2007 dejaron paso a un gran mercado bajista y los de 2015 a una larga fase correctiva con retrocesos más moderados pero significativos en cualquier caso.

 

Esta situación nos enmarca una gran estructura lateral desde hace 20 años que en los últimos días está empezando a ser superada. Una ruptura alcista de esta trascendencia no se produce en un día porque la situación de los diferenetes índices europeos no es exactamente la misma. Es más bien un proceso de unas semanas en que en su caso se va confirmando una ruptura generalizada de niveles clave por parte de diferentes índices, sectores y valores. Una primera señal importante nos la ha dado el MSCI Europe ex UK (excluye a las compañías británicas) que en los últimos días ha roto finalmente la resistebcia clave de los últimos 20 años alcanzando nuevos máximos históricos.

 

 

Sin duda es una señal alcista muy potente respecto a la tendencia que cabe esperar del mercado en los próximos meses/años. Como mínimo deberíamos esperar un movimiento al alza similar a la amplitud de la fase correctiva desde 2015, sobre un 25% de avance. Pero sobre todo elimina el riesgo de que pudiese formarse un techo importante en estos niveles. Al contrario, sería una confirmación de que la Bolsa europea está en un mercado alcista de largo plazo que debería tener continuidad en los próximos años. Para tener más confianza en este escenario, en las próximas semanas deberíamos ver qué otros índices europeos van rompiendo sus resistencias clave alcanzando según los casos nuevos máximos históricos o desde 2015.