Usamos cookies propias y de terceros para mejorar servicios y mostrarle publicidad de su preferencia mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.

Domingo, 08 de diciembre de 2019

Pulse en el valor para ver ratios >

Publicado en Native AD Martes, 03 de diciembre de 2019 00:00

Los accionistas de CaixaBank, voluntarios en A La Par

Representantes del Comité Consultivo de accionistas de la entidad han participado en varios talleres ocupacionales enfocados a fomentar la integración de personas con discapacidad intelectual.

 

CaixaBank es mucho más que un banco. Su misión es contribuir al bienestar financiero de sus clientes y al progreso de toda la sociedad. Y por ello, CaixaBank incluye la gestión responsable y el compromiso con la sociedad como una de sus prioridades estratégicas. La dimensión social del banco forma parte de su ADN. Por eso, para la entidad es importante que sus accionistas participen de esa manera diferencial de entender el negocio.

 

Con este objetivo, CaixaBank ha dado la oportunidad a los miembros de su Comité Consultivo de accionistas de comprobar en primera persona la dimensión social de la entidad. Lo han hecho a través de la Asociación de Voluntarios de “la Caixa” en una jornada de voluntariado en la Fundación A La Par de Madrid, dedicada a la integración de personas con discapacidad intelectual.

 

“Para nosotros es especialmente relevante que el Comité Consultivo de accionistas conozca a qué destina la Fundación “la Caixa” una parte de los dividendos que recibe como retribución por su participación en CaixaBank”, señala Rafael Herrador, director territorial de CaixaBank en Madrid. Y es que el banco es heredero de la tradición solidaria de 115 años de historia de “la Caixa”, hoy convertida en una de las fundaciones más importantes del mundo, que ampara proyectos como el que han tenido la oportunidad de conocer los miembros del Comité Consultivo.

 

Los integrantes de este órgano consultivo han conocido la labor que desempeña la Fundación A La Par, creada hace 70 años y que trabaja para garantizar los derechos y la participación de las personas con discapacidad intelectual en la sociedad. Los accionistas voluntarios han compartido una jornada con los jóvenes del centro ocupacional de esta Fundación, donde reciben formación que les ayudará a insertarse en el mercado laboral.

 

“Que todos conozcamos, desde el acompañamiento, las actividades de ayuda que se desarrollan aquí es muy importante. Es algo que enriquece tanto a la persona que ayuda como a la asociación con la que colaboramos”, ha recalcado Herrador.

 

Un trabajo importante

 

Durante la jornada, los voluntarios han participado en distintos talleres junto a los jóvenes del centro ocupacional de la Fundación. En ellos, han ayudado a elaborar brochetas de caramelos, a trabajar diferentes piezas de madera y a preparar distintos elementos para adornos navideños. El propósito es conocer y compartir el ritmo de trabajo del día a día de los usuarios de la Fundación A La Par.

 

Al mismo tiempo que han participado en las actividades de los talleres, los voluntarios han aprovechado para conocer más de cerca la situación de los jóvenes del centro ocupacional de la Fundación A La Par.

 

La labor que desempeña la Fundación A La Par les ha sorprendido a todos, sobre todo por el tipo de iniciativas que llevan a cabo para cumplir su objetivo: fomentar la inclusión de las personas con discapacidad intelectual y normalizar su papel en la sociedad.

 

Además de los talleres en los que han participado a lo largo de la mañana, los voluntarios también han tenido la ocasión de conocer las instalaciones de la Fundación y algunas de sus otras iniciativas, como los talleres de sellos, de impresión gráfica o el de limpieza de sacas. En este último, y gracias a un acuerdo con Correos, se encargan de limpiar todas las sacas y las cajas que utiliza esta compañía a nivel internacional.

 

“Me he quedado impresionada con todos los ámbitos que abarcan, pero sobre todo con el hecho de que sea sostenible. Cómo la Fundación ha buscado la manera de autofinanciarse, aunque pueda recibir también aportaciones de particulares y empresas. Eso es lo que garantiza que los proyectos puedan tener continuidad a lo largo del tiempo”, apunta Meritxell Soler, directora de Relación con Accionistas de CaixaBank.

 

Esta jornada de voluntariado ha permitido a la entidad y a sus accionistas experimentar de primera mano la dimensión social de CaixaBank. Una filosofía que ha cultivado desde sus inicios y que seguirá marcando su paso en el futuro.