Usamos cookies propias y de terceros para mejorar servicios y mostrarle publicidad de su preferencia mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.

Domingo, 12 de julio de 2020

Pulse en el valor para ver ratios >

Publicado en Noticias Premium Jueves, 18 de junio de 2020 00:00

David Edgerton: "Unirse a Europa significaba liberalizar la economía británica y esto no ha cambiado en 50 años "

Tristán de Bourbon (Londres) | “Reino Unido se unió al proyecto europeo porque la élite quería volver a una economía mucho más abierta, liberalizar la economía británica. Descubren además que los EEUU nunca tratarán al reino unido como un igual y que seguirán siendo proteccionistas” explica David Edgerton, historiador y autor de The rise and fall of the British Nation. “Así que ven el fortalecimiento de la economía y el operar através de una estructura más grande como el modo de mantener su influencia en el mundo... y eso no ha cambiado en 50 años”.

 

Desde el comienzo de la crisis del Covid-19, el gobierno británico ha tratado de diferenciarse de sus vecinos europeos. David Edgerton es catedrático de Historia en el King’s College de Londres, está especializado en ciencia y tecnología, y es autor del reciente libro The Rise and Fall of The British Nation, en el que analiza la ideología detrás de la ación gubernamental.

 

Como historiador que es ¿cómo analiza las respuestas del gobierno británico a la crisis de Covid-19?

La visión de los Brexiters influyó en la respuesta. Es sintomático que el gobierno decidiera no participar en un programa de adquisición de respiradores de la UE. En su lugar, eligió crear sus propios respiradores de emergencia a través de un turbio programa. Esto no está sucediendo por accidente. Los Brexiters que dirigen el país hoy en día quieren demostrar que el Reino Unido es poderoso y que ganará más con el desarrollo de sus tecnologías y la creación de su propio marco regulador que pronto será necesario cuando esté fuera de las estructuras de la UE. Esta es la esperanza para la dominación mundial (sonríe).

 

¿Le sorprende?

No realmente. Durante años, la estructura de pensamiento de los Brexiters ha estado profundamente arraigada en un relato completamente mitológico del pasado, y especialmente de la Segunda Guerra Mundial: el genio británico nos ayuda a ganar la Segunda Guerra Mundial. Se pueden ver gran cantidad de referencias a la creatividad e inventiva británica, incluso de no Brexiters como Theresa May cuando era Primera Ministra. La gente en el poder ahora dice cosas como: “No nos importa la industria del automóvil porque es una tecnología de ayer”. Todo este asunto del Brexit es sobre la próxima generación de tecnologías. Y todo esto demuestra que no conocen su historia. O que se niegan a reconocer que en realidad, mucha de esta nueva tecnología durante la guerra vino del extranjero. Lo grandioso que hicieron los británicos fue adoptar ideas del extranjero. Y cuando el Primer Ministro Winston Churchill trató de inventar nuevas armas apresuradamente, en contra del consejo de los expertos, como cohetes antiaéreos, morteros de espiga o una máquina de corte de zanjas, llegaron tarde, no funcionaron bien o no funcionaron en absoluto, y representaron un enorme desperdicio de recursos. Como lo que parece estar sucediendo con los respiradores.

 

¿Qué ve cuando mira al primer ministro?

Una visión muy narcisista de la historia. Esta es la historia, revivida a través de la retórica churchilliana, de una Gran Bretaña sola, débil y pequeña, de un país que triunfa contra todo pronóstico. Tienden a olvidar que Gran Bretaña aún se beneficiaba de un gran imperio. Esta visión no está realmente ligada a un cuerpo de trabajo histórico o a un libro en particular. Surgió de la imaginación, o tal vez de la voluntad de la gente para crear este pasado inexistente. Podría provenir de películas de propaganda británica de los años 30 y especialmente de “Fire over England”, producida en 1937 por Alexander Korda. Donde se ve esta imagen clásica de la pequeña Inglaterra resistiendo frente a la brutal armada española. Era una película amada por Churchill. De hecho, los Brexiters quieren llevarnos a un pasado que nunca existió.

 

¿Cuál era la realidad del Reino Unido entonces?

Desde los años 1830 a los 1870, el Reino Unido tenía algo que lo hacía diferente. Era diferente de Francia y Alemania, Italia y los Estados Unidos: era el único país genuinamente global. Tenía inversiones en todo el mundo. Tenía la Marina más grande del mundo. Tenía la Marina Mercante más grande del mundo. Era el mayor exportador del mundo y el mayor importador del mundo. Su economía política era la de un libre comercio unilateral. El Reino Unido permitía la libre entrada de bienes de todo el mundo, incluyendo alimentos. Eso es único. El Reino Unido fue el defensor del libre comercio, de una manera que Alemania, Estados Unidos o Francia ciertamente no lo fueron. Es muy importante destacar todas esas cosas y que el libre comercio y la orientación global no es lo mismo que el imperialismo. Los liberales británicos de la época pensaban que el imperialismo era peligroso ya que era fundamentalmente un programa proteccionista. Y de hecho, los imperialistas querían proteger la economía británica la economía nacional y sólo entonces desarrollar la economía imperial.  

 

PUEDE LEER LA ENTREVISTA COMPLETA AQUÍ