Usamos cookies propias y de terceros para mejorar servicios y mostrarle publicidad de su preferencia mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.

Sábado, 28 de noviembre de 2020

Pulse en el valor para ver ratios >

CdM | El crédito europeo quiere fluir. Así lo refleja la última encuesta sobre financiación bancaria realizada por el Banco Central Europeo (BCE). La institución ha detectado que las entidades han relajado en el tercer trimestre las condiciones para dar créditos a empresas. Algo que sucede por segundo trimestre consecutivo. Asimismo los bancos han flexibilizado las condiciones a las que prestan a los hogares.

Por Hugo Anaya (JPMorgan) | Este año se ha caracterizado a nivel macro por una serie de decepciones en los crecimientos de algunas zonas que han hecho que los crecimientos globales hayan quedado por debajo de lo esperado (parecido a los tres años anteriores).

Por Francisco López | En la situación actual, un avance del PIB del 0,5% y 151.000 ocupados más son dos logros que merecen ser destacados, pero los economistas advierten de que es muy difícil que España mantenga la senda del crecimiento por sí sola si retroceden los tres grandes países de la zona euro. Alemania, Francia e Italia son los principales clientes de nuestras exportaciones.

 

España ha logrado completar un ciclo de cinco trimestres consecutivos de crecimientos positivos. El último informe del Banco de España confirma ese escenario de paulatina recuperación de la economía, con un avance estimado del PIB del 1,3% y del 2% en 2014 y 2015. Pero al mismo tiempo lanza un aviso: ‘’Los riesgos de desviación a la baja en torno a ese escenario central se han acentuado en los últimos meses, debido al empeoramiento de las perspectivas de la economía internacional, en particular de la zona euro’’.

 

Con recesión o sin ella, el mal momento que atraviesan las economías del corazón de la eurozona nos acabará pasando factura. Según los expertos, algunos indicadores de actividad y de empleo han perdido algo de su vigor en comparación al segundo trimestre, aunque también es verdad que el crecimiento español es ahora más sólido (con una notable depreciación real interna) que en la época de los ‘brotes verdes’ de Zapatero y Elena Salgado.

 

La economía española cuenta con dos grandes fortalezas: el turismo y las exportaciones. Pese a la desaceleración de ésta última, el censo de exportadores se ha incrementado y también su diversificación geográfica. Pero para que los ciudadanos perciban esa mejoría, es imprescindible que desde la Unión Europea se aprueben medidas de estímulo (más inversión pública y menos rigor fiscal a cambio de crecimiento) que permitan que suban los salarios y que se cree más empleo de calidad.

 

 

 

La solución, una vez más, está en manos de los políticos. Casi todo el mundo cree que hace falta un potente programa de inversiones públicas a nivel europeo (no sólo privadas, como quiere Alemania) para salir del atolladero. En el segundo trimestre de 2014, la demanda real en la eurozona fue un 5% más baja que en el primero de 2008, cuando se inició la crisis.

 

Los últimos indicadores de actividad, de inflación y de desempleo en la eurozona han sido muy negativos. Sorprendentemente, la confianza de los consumidores experimentó en octubre una ligera mejoría, según el indicador elaborado por la Comisión Europea. Esto último es una encuesta; los que están subrayados en negrita son datos estadísticos.