Usamos cookies propias y de terceros para mejorar servicios y mostrarle publicidad de su preferencia mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.

Domingo, 20 de septiembre de 2020

Pulse en el valor para ver ratios >

Publicado en En colaboración con Santander Lunes, 07 de septiembre de 2020 00:00

Banco Santander confirmará en una próxima junta extraordinaria si habrá dividendo en acciones este año

Banco Santander ha anunciado su intención de celebrar una junta general de accionistas extraordinaria, previsiblemente en octubre, en la que se someterá a aprobación el pago de una retribución de 0,10 euros por acción con cargo a los resultados de 2019 bajo la denominada modalidad de ‘scrip dividend’.

 

 

Banco Santander no ha renunciado a retribuir a sus accionistas, a pesar de la crisis del coronavirus y su severo impacto económico y social. La entidad se anticipó el pasado mes de marzo a la recomendación del BCE que, ante la incertidumbre generada por la pandemia sanitaria, instaba a las entidades financieras europeas a suspender los pagos pendientes de dividendo con cargo a los ejercicios 2019 y 2020 para preservar al máximo el capital. De esta forma, el grupo cántabro decidió cancelar el dividendo complementario con cargo a 2019 (el pago estaba previsto en mayo) y el primer dividendo a cuenta del actual ejercicio que tradicionalmente abona en agosto, con el fin de contar con la mayor flexibilidad posible para poder aumentar el crédito y apoyar las necesidades de empresas y particulares afectadas por la pandemia. No obstante, anunció que, dependiendo de la situación, se podría plantear un pago a los accionistas si las incertidumbres se resuelven.

 

En esta idea insistió de nuevo la presidenta del grupo, Ana Botín, en el comunicado oficial del anuncio de los resultados obtenidos en el primer semestre de este año. “Basado en la fortaleza de nuestros resultados ordinarios, el consejo de administración tiene previsto proponer el pago de un dividendo correspondiente a 2019 en scrip equivalente a 0,10 euros por acción que se pagaría este año. El consejo tiene la intención de aplicar una política de dividendo 100% en efectivo tan pronto como las condiciones de mercado se normalicen, sujeto a la recomendación y las aprobaciones regulatorias, y hemos reservado capital este trimestre para poder hacerlo. Tenemos plena confianza en el potencial de nuestro negocio para crear valor”, aseguró Botín. Por ello, el banco reservó seis puntos básicos de capital CET1 en el segundo trimestre para un posible dividendo en efectivo con cargo a los resultados de 2020 siempre que la situación se normalice y, por supuesto, sujeto a las recomendaciones y aprobaciones regulatorias.

 

De momento, hasta tener mayor visibilidad sobre el potencial impacto de esta crisis, lo que se plantea la entidad es la posibilidad de retribuir a los accionistas con un dividendo en acciones nuevas, el conocido como scrip dividend, por el que se emiten acciones nuevas y los accionistas pueden elegir vender los derechos de suscripción en el mercado o aumentar su participación en el capital de la empresa. El importe sería de 0,10 euros por acción, lo que supondría un dividendo equivalente a 0,20 euros (el banco abonó en efectivo 0,10 euros en noviembre de 2019 en concepto de primer dividendo a cuenta) con cargo a los resultados de 2019.

 

Fortaleza de capital

 

Banco Santander cuenta con una ratio de capital CET1 del 11,84% (sumó 26 puntos básicos entre marzo y junio de este año), es decir, está en la parte alta del objetivo que se ha fijado a medio plazo el grupo, entre el 11 y el 12%, y espera seguir aumentando su capital en los próximos trimestres. El capital de nivel 1 -también denominado Tier 1 o core capital, que incluye principalmente acciones ordinarias más reservas- es la principal medida de fortaleza financiera de un banco desde el punto de vista del regulador bancario. El dato de CET1 (Common Equity Tier 1) es el resultado de dividir el capital de nivel 1 sobre los activos ponderados por riesgo. De esta manera, cuanto más elevado sea, más garantías de solvencia tendrá la entidad.

 

 

Santander obtuvo en el primer semestre del año un beneficio ordinario de 1.908 millones de euros. No obstante, la decisión de actualizar el valor contable del fondo de comercio de sus inversiones y de los activos fiscales diferidos (DTAs) por el deterioro de las perspectivas económicas como consecuencia de la crisis del coronavirus generó un cargo extraordinario de 12.600 millones de euros y provocó una pérdida en el resultado atribuido de 10.798 millones. Este resultado negativo no afecta a la liquidez, al riesgo de crédito ni a la ratio de capital CET1.

 

Como señala Ana Botín, “la fortaleza de nuestro modelo nos permite obtener un buen resultado, con aumento en el capital, reducción de costes más rápido de lo previsto y buena calidad crediticia. Aunque el beneficio atribuido se ha visto afectado por la actualización contable sin efecto en caja del valor del fondo de comercio y de los DTAs debido al impacto de la pandemia en las previsiones económicas, esta revisión no afecta a la fortaleza de nuestro balance. Las bases de nuestro negocio son sólidas, con un nivel de capital en la parte alta de nuestro objetivo”.