Usamos cookies propias y de terceros para mejorar servicios y mostrarle publicidad de su preferencia mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.

Martes, 15 de octubre de 2019

Pulse en el valor para ver ratios >

Publicado en GESTORES Viernes, 12 de julio de 2019 07:45

El impacto de los 40 años de tensiones tirantes entre EE.UU e Irán sobre el Golfo Pérsico

Nitesh Shah (Wisdom Tree) | Con Irán habiendo quedado apartado en un rincón, el aumento de la tensión entre el régimen y la Casa Blanca ha resucitado las conversaciones sobre el cierre del Estrecho de Ormuz, el cual es una arteria crítica por la que debe transportarse la mayor parte del crudo de Oriente Medio. Un riesgo geopolítico de esta índole no apreciado por el mercado aún, puede ser beneficioso para las siguientes estrategias:

• Largo sobre crudo Brent

• Largo sobre oro

• Corto sobre el euro contra el dólar estadounidense

 

Antes de continuar, debemos señalar nuestra visión contra corriente en donde identificamos un entorno alcista para el crudo y el oro, manteniendo al mismo tiempo, una visión constructiva sobre el USD en uno de los pares major de divisas (porque las materias primas tienden a moverse en la dirección opuesta al billete verde). La razón de nuestro escepticismo sobre el euro es el impacto que tendría sobre los consumidores en Europa, la fragilidad de las políticas de costes de los combustibles. Esto se debe al riesgo de que el movimiento de los “chalecos amarillos” de Francia, sorprenda al mercado con un nuevo embate.

 

¿Qué es los que está causando las tensiones?

 

Aunque Irán padece las sanciones impuestas por EE.UU, éste último le ha ofrecido exenciones a muchas naciones consumidoras de crudo, para que pudieran seguir comprándole al régimen. Dichas exenciones expiraron en mayo, dejando al régimen con una pérdida de participación en el mercado internacional, de 1.3 millones de barriles por día. Ahora Irán está tratando de salir del acuerdo nuclear con la Unión Europea (UE), ya que no siente que esté recibiendo ningún beneficio después de que EE.UU se retirarse de él en mayo pasado.

 

Ormuz

 

El Estrecho de Ormuz es la arteria petrolera más importante del mundo, ya que el 30% del crudo mundial y otros líquidos transportados vía marítima, lo hacen a través de este canal. También es la avenida para todas las exportaciones de gas natural licuado (GNL) de Qatar, las cuales representan aproximadamente el 30% del comercio mundial de GNL.

 

 

Gráfico 1: mapa de las arterias clave en Medio Oriente

 

 

La AIE anticipa que la producción total de la Organización de Países Exportadores de Crudo (OPEC), será en 2020 de 29.8 millones de barriles por día, de los cuales 18 millones de barriles fluirán a través de Ormuz. Las otras dos arterias carecen de la relevancia en comparación a Ormuz.

 

 

 

Fuentes: el análisis de la Administración de Información Energética (AIE) de EE.UU, que utiliza ssus propios factores de conversión, está basado sobre la información recabada de los reportes de las siguientes empresas y organismos: Lloyd's List Intelligence, Panama Canal Authority, Argus FSU, Suez Canal Authority, GTT, BP Statistical Review of World Energy, IHS Waterborne, Oil and Gas Journal, y UNCTAD. La AIE publicó el análisis en 2017.

 

Los impactos sobre los activos

 

Si bien es tentador mirar en retroceso para ver lo sucedido en eventos similares del pasado, existen factores limitantes, ya que no hay dos conflictos que sean iguales. Comenzando con el crudo.

 

El crudo

 

Si bien las guerras del Golfo son puntos de referencia útiles para los shocks del crudo surgidos de los conflictos de Medio Oriente, hay algunos otros períodos que tienen un historial mixto. Por ejemplo, por más de que el período de 1987-1988, haya sido de gran tensión en la región, no se caracterizó por un aumento de los precios del crudo.

 

Gráfico 3: los conflictos del Golfo Pérsico entre 1987 y 1988

 

 

Para aquellos que apuestan a la baja del precio, existen algunos paralelismos con la década de 1980, como por ejemplo: la demanda de hoy en día de automóviles “más verdes”, la producción diaria de cerca de 10 millones de barriles de Arabia Saudita y la oferta de shale de EE.UU. Sin embargo, gran parte de esto es discutible si se cuestiona el flujo de Ormuz. En este contexto, se debe considerar que la producción de Venezuela, ha caído en de los 2.4 millones de barriles diarios (mbd) de 2016, a alrededor de 800.000 en la actualidad, lo cual equivale a una disminución de 1.6mbd. Hay alrededor de 11 veces más crudo y es equivalente a lo que fluye a través de Ormuz.

 

El oro

Los shocks geopolíticos tienden a beneficiar a los precios del oro, tal cual se muestran en el gráfico 4. La rentabilidad histórica no es un indicativo de la rentabilidad futura y cualquier inversión puede perder valor. Por más de que el oro haya obtenido alguna de sus mejores rentabilidades en la década de 1970, es difícil extrapolarlo a otros contextos. La eliminación del sistema monetario de Bretton Woods, cambió fundamentalmente el precio del oro en esa era. La firma de un acta en 1974 por parte del presidente Ford, que permitía a los ciudadanos estadounidenses poseer y negociarlo, revirtió cuatro décadas de política de Estado originadas en 1933 con el decreto de decomiso del presidente Roosevelt. Con la mayor economía del mundo capaz de invertir, a mediados de la década de 1970 se produjo un cambio estructural en la dinámica de la demanda del metal precioso. Cuando los inversores intentaron acceder a él por primera vez en cuatro décadas, su precio aumentó considerablemente, más de lo que podemos extrapolar a cualquier situación actual.

 

 

Sin embargo, la Guerra de Yom Kippur y la primera Guerra del Golfo, indican que los precios del oro pueden dispararse cuando la situación en Medio Oriente se caldea. Además, en caso de que a partir de aquí se atenuasen las amenazas de cierre en Ormuz, igualmente el mercado del oro podría pasar a enfocarse en el descuento de otras tensiones geopolíticas. Es en este sentido, que el riesgo de mayor envergadura, es la posibilidad de que se desate una guerra fría entre EE.UU y China.

 

El posicionamiento corto sobre euro frente al dólar estadounidense

 

La derecha populista en Europa, podría obtener un apoyo en el descontento popular que podría llegar a haber, por el aumento de los precios de los combustibles. El movimiento de los gilets jaunes en Francia, es una ilustración de lo que podría suceder cuando el aumento de los precios de los combustibles, golpea a los ciudadanos enojados. Aunque muchos creen que el movimiento está decayendo bastante, los costes más altos de diésel podrían llevarlo a recuperar su apoyo popular con una venganza. EE.UU, en cambio, es menos sensible al impacto político del alto precio del crudo, porque está produciendo mucho crudo por sí mismo. Eso está siendo todo un contraste con los Estados Unidos de antaño y es por este motivo, que las perspectivas del euro aquí parecen vulnerables. De esta forma, aquí se da una rara excepción a la “regla” de que la tendencia alcista del crudo y el oro, va de la mano con la caída del USD.