Usamos cookies propias y de terceros para mejorar servicios y mostrarle publicidad de su preferencia mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.

Lunes, 23 de noviembre de 2020

Pulse en el valor para ver ratios >

Publicado en GESTORES Sábado, 24 de octubre de 2020 00:00

Las posibilidades de que Biden gane son cada vez mayores, pero continua la incertidumbre

Sandrine Perret (Vontobel) | En términos de ideas políticas, el debate presidencial final fue más profundo. Pero la historia muestra que los sondeos de opinión raramente se mueven de forma significativa en las dos últimas semanas de la carrera electoral.

 

Las posibilidades de ganar que tiene Biden son cada vez mayores, lo que beneficiaría a las compañías de infraestructuras, materiales y a las empresas de energía renovable Los resultados no deberían tardar mucho en publicarse, pero los inversores pueden esperar cierta volatilidad en caso de que se produzcan retrasos. Actualmente, el sentimiento del mercado se centra más en las negociaciones del paquete de medidas de alivio del coronavirus.

 

El segundo y último debate presidencial en Nashville, Tennessee, se caracterizó por un menor número de ataques entre los candidatos que el primero. Las nuevas reglas y la capacidad de silenciar los micrófonos ayudaron a hacerlo mucho más profundo. Este menor número de interrupciones facilitó que se subrayaran las diferencias políticas e ideas de los dos candidatos, y fue posible llevar a cabo un debate más tradicional en temas como la gestión de la pandemia en curso, la postura de la política exterior de EE.UU. y las industrias petroleras y de gas americanas.

 

¿Cambiará el segundo y último debate la decisión de los votantes? El número de votantes indecisos parece ser menor que en 2016, lo que debería reducir esta posibilidad. Además, las oscilaciones en las encuestas durante las dos últimas semanas de la carrera son generalmente bajas. Según RealClearPolitics, la pérdida de apoyo a Hillary Clinton fue del 3,6% en las encuestas nacionales durante los últimos diez días de la carrera, la segunda mayor pérdida en la historia reciente después de que Bill Clinton perdiera siete puntos porcentuales en 1992, lo que le permitió vencer al entonces presidente George H. W. Bush. Sin embargo, en todas las elecciones anteriores, los sondeos nacionales rara vez cambiaron en más de un 1% durante las dos últimas semanas.

 

Las posibilidades que tiene Biden de ganar aumentan, aunque el resultado aún no es seguro...

 

Hay varias razones por las que el resultado de las elecciones es todavía incierto, como el estrechamiento de las encuestas en los estados en los que se dirime la batalla como Florida, donde Biden está a la cabeza por sólo un 2%. Dicho esto, si asumimos que los sondeos de opinión dan una imagen correcta del camino de la votación que tenemos por delante, Biden está listo para ganar el 3 de noviembre, con los Demócratas probablemente asegurando ambas cámaras del Congreso. Eso sí, las elecciones por el Senado siguen siendo muy reñidas.

 

El considerable empuje fiscal de Biden beneficiaría a las empresas de infraestructuras, de materiales y de energías renovables. Una sorprendente victoria de Trump empujaría más alto a los valores tecnológicos, los servicios de comunicación nacionales y los proveedores de servicios de salud.

 

Poca claridad en el calendario de los resultados; esperemos que no se produzcan demasiadas demoras importantes

 

Sigue habiendo incertidumbre con respecto al momento de los resultados. Si bien el ganador presidencial debería estar claro relativamente pronto, conocer la composición del Congreso podría llevar más tiempo, especialmente para el Senado, donde el resultado parece que podría producirse por un estrecho margen, lo que permitiría que permaneciera en rojo o que cambiase a azul.

 

Actualmente, el sentimiento del mercado se centra más en las negociaciones del paquete de alivio del coronavirus entre la presidenta de la Cámara de Representantes demócrata, Nancy Pelosi, y el secretario del Tesoro, Steven Mnuchin. A medida que pasa el tiempo, la probabilidad de un acuerdo y su aprobación por el Senado antes de las elecciones parece escasa.

 

Por lo tanto, los mercados podrían volver a centrarse en el resultado de las elecciones en las próximas dos semanas, con una mayor volatilidad posible los días siguientes si los resultados apuntan a un resultado poco claro o a márgenes discutibles en los estados clave. Si los resultados se obtienen relativamente pronto, podría sentirse una sensación de alivio en el personal de la campaña del candidato ganador. El mercado podría muy bien sentirse de la misma manera y los sectores beneficiados comenzarán a cotizar el resultado.

 

Aviso:  Acceda al contenido completo de Consenso del Mercado sumándose a nuestra Zona premium.