Usamos cookies propias y de terceros para mejorar servicios y mostrarle publicidad de su preferencia mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.

Martes, 11 de diciembre de 2018
Pulse en el valor para ver ratios >
Publicado en INTERNACIONAL Viernes, 07 de diciembre de 2018 00:00

Aumenta la tensión y la volatilidad de las bolsas sube a máximos: V2X en 24,6% y Vix en 21,19%

Intermoney | El retorno a la actividad de los mercados estadounidenses venía marcado por la inquietud. La volatilidad de la renta variable se elevaba hasta máximos desde febrero en Europa (V2X en 24,6%) y octubre en Estados Unidos (Vix en 21,19%) aquejada, especialmente, por las tensiones comerciales.

 

Aunque la jornada arrancaba con informaciones positivas provenientes del ministerio de Comercio chino, las cuales apuntaban a un acercamiento con Estados Unidos en temas arancelarios, la noticia del arresto de la hija del fundador de Huawei, Meng Wanzhou, dañaba las esperanzas de que las negociaciones comerciales entre ambas potencias finalicen con un saldo positivo.

 

No obstante, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, se encargaba de devolver el buen tono hacia la posibilidad de alcanzar un acuerdo comercial con Pekin. Según Trump, los equipos de ambas naciones estarían manteniendo conversaciones fluidas y una buena cooperación, lo que podría traducirse, según el presidente, en la consecución de un acuerdo dentro de los próximos 90 días. Dicho mensaje ayudaba a diluir la situación enrarecida tras los problemas de Huawei.

 

Con todo, el mensaje positivo llegaba con las bolsas cerradas, lo que no evitaba que persistiese fuertes caídas en el sector del automóvil, que ponían en valor las mayores dificultades a la hora de lograr acuerdos beneficiosos para el comercio global. Esto quedaba plasmado en las fuertes caídas registradas en el sector del automóvil, con el índice Stoxx 600 Automobiles and Parts cayendo un -4,15% hasta su mínimo desde julio de 2016 (454 puntos).

 

Además, las miradas se volvían a postrar sobre la pendiente de la curva estadounidense, que, en un día de fuertes compras de T-Notes, se mantenía en zona de mínimos en el tramo 2-10 (2,76 p.b.) y continuaba invertida en el 2-5. En consecuencia, el sector financiero era uno de los que más sufría en las plazas (-4,05% en el Eurostoxx y -0,15% en el S&P500) y permitía que, en el caso de Europa, los selectivos vivieran la peor sesión desde la votación del “Brexit” en 2016.

 

De la misma forma, el sector energético se convertía en un lastre para la renta variable mundial debido al fuerte descenso del precio del petróleo. Estas se producían tras las palabras del ministro de Energía de Arabia Saudita, Khalid al-Falih, quien dejaba entrever que se pactaría una reducción de la producción menor a la prevista por el mercado en las horas previas a la reunión de la OPEP. Así, de poco servía la fuerte caída de los inventarios de crudo estadounidense durante la última semana (-7,3 mill. de barriles), pues no lograba frenar el retroceso del WTI hasta -3,74$/barril y del Brent hasta -3,53% $/barril.

 

Respecto a la deuda pública de la UEM, ésta venía marcada por las ventas en los títulos italianos. El bono transalpino a diez años incrementaba su rendimiento hasta 3,202% (+14,2 p.b.) tras filtrarse que uno de los partidos del gobierno (La Liga) se mostraría reticente a recortar el objetivo de déficit para 2019, actualmente estimado en 2,4% según los presupuestos efectuados por Roma.

 

Así, asistíamos a una sesión donde se acumulaban los factores de tensión y confluían para propiciar un comportamiento de los mercados caracterizado por las oscilaciones. De hecho, esperamos que la situación se mantenga hasta la tarde del viernes; momento en el que se publicarán las nóminas estadounidenses de noviembre y favorecerán el retorno a la calma, al menos, en los treasuries.

 

En concreto, se dará a conocer un nuevo avance de los payrolls que, en noviembre, rondará la cifra de 200.000. Esto, junto con el mantenimiento del crecimiento de los salarios en tasas no vistas desde el año 2009 (3,1% a.), evidenciará un mercado laboral en pleno empleo y el empuje de las presiones inflacionistas. De esta forma, esperamos que las referencias macroeconómicas de Estados Unidos publicadas hoy convenzan más a los inversores que las que se daban a conocer el jueves.

 

Por un lado, conocíamos que el saldo comercial estadounidense se ampliaba en octubre hasta registrar su mayor déficit desde 2008 (-55,5 mm. $), mientras que la creación de empleo en el sector privado de los Estados Unidos (según la encuesta ADP) desaceleraba en noviembre hasta 179.000 desde 225.000. Por su parte, los pedidos industriales retrocedían un -2,1% en octubre, si bien su desempeño se veía altamente afectado por partidas volátiles como transporte (-12,0% m.) y defensa (-16,4% m.), aunque el dato que dejaba un mejor sabor de boca era el ISM servicios al repuntar cuatro décimas hasta 60,7 puntos en noviembre y adelantar un buen desempeño del sector terciario estadounidense en el 4tr18. Respecto a las componentes, la actividad se incrementaba hasta 65,2 puntos (62,5 ant.), al tiempo que la de nuevos pedidos aumentaba hasta 62,5 puntos (61,5 ant.).  

Aviso:  Acceda al contenido completo de Consenso del Mercado sumándose a nuestra Zona premium.