Usamos cookies propias y de terceros para mejorar servicios y mostrarle publicidad de su preferencia mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.

Domingo, 17 de febrero de 2019
Pulse en el valor para ver ratios >
Publicado en CONSENSO Lunes, 11 de febrero de 2019 00:00

¿Debemos tener miedo al accidente?

Joan Tapia (Barcelona) | La fuerte tensión política y los profetas que anuncian el fin de la recuperación y el inicio de otra recesión –a veces los mismos que hace poco decían que no habíamos salido de la crisis– están empezando a afectar –incluso trastocar– a la sociedad española.

 

 

El Indice de Confianza del Consumidor (que oscila entre 0 y 200) repuntó algo en enero, pero se situó en 93,8 (zona negativa) con un descenso de 8,5 puntos sobre los 102,3 (zona positiva) de enero del 2018. Quizás lo más revelador es que el índice se encaramó a 107 puntos tras la llegada de Pedro Sánchez a la Moncloa. Luego…

 

Y lo mismo pasa con los índices de confianza del CIS (que oscilan entre 0 y 100). El de confianza económica ha caído en enero un 9,8%, hasta el 39,5, respecto a enero del 2018 y el desplome del subíndice de expectativas es todavía peor (15,2%). Por su parte el índice de confianza política está todavía mas bajo, en el 31,4.

 

Que el índice de confianza económico esté tan bajo es exagerado, pero que está algo por encima del de confianza política es comprensible. Veamos, una de las últimas previsiones acreditadas –la del BBVA– dice que el PIB del 2019 crecerá un 2,4%, sólo una décima menos que el del 2015. Y las perspectivas de invierno de la Comisión de Bruselas, que confirman una desaceleración de la economía europea ya que bajan la previsión de crecimiento seis décimas, del 1,9% al 1,3%, sólo la reducen para España una décima y la dejan en el 2,1%. Casi un punto por encima de la europea.

 

El BBVA dice que España puede crecer este año un 2,4% (el 2018 lo hizo un 2,5%) y un 2% en el 2020. Se crearían así 800.000 puestos de trabajo entre los dos años con lo que la tasa de paro caería al 12,6% frente al 15,3% del 2018. ¿Horizonte rosado? No porque el BBVA avisa de que se incrementa la probabilidad de un accidente.

 

PUEDE LEER EL ARTÍCULO COMPLETO EN LA ZONA PREMIUM 

Aviso:  Acceda al contenido completo de Consenso del Mercado sumándose a nuestra Zona premium.