Usamos cookies propias y de terceros para mejorar servicios y mostrarle publicidad de su preferencia mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.

Martes, 11 de diciembre de 2018
Pulse en el valor para ver ratios >
Publicado en NOTICIAS DESTACADAS Viernes, 07 de diciembre de 2018 08:30

La ralentización y los riesgos geopolíticos europeos empujan la rotación hacia sectores defensivos

Juan J. Fdez-Figares (Link Securities) | Ayer asistimos a un día muy “duro” en los mercados de valores europeos, cuyos índices experimentaron las mayores caídas del año, situándose la mayoría de ellos, con excepciones como el Ibex 35 o el FTSE Mib, en sus niveles mínimos de 2018.

 

El detonante o la “excusa” de estos recortes fue la detención de la Directora Financiera de Huawei por las autoridades canadienses a petición de los Estados Unidos, que la acusa de haber violado las sanciones impuestas por el país contra Irán, algo que los inversores interpretaron podría tensar nuevamente las relaciones entre Estados Unidos y China.

 

La “fijación” de las autoridades estadounidenses con la firma china no es nueva, ya que llevan tiempo acusándola de espionaje y de robo de tecnología, habiendo recientemente “aconsejado” a sus aliados que no contraten servicios con la compañía. Así, este hecho, que consideramos más “ruido” que otra cosa, provocó el pánico entre unos inversores ya de por sí preocupados, especialmente por la ralentización que muestra el crecimiento europeo y, sobre todo, por la compleja situación política que sufren muchos de los países de la región, lo que viene penalizando la confianza de empresas y particulares e inversores de todo tipo, y amenaza poder hacerlo aún más.

 

En este sentido destacaríamos:

 

  • El caos en el que está sumido el Reino Unido por el brexit a sólo cuatro meses de su posible puesta en marcha; a día de hoy no se sabe si finalmente el próximo 11 de diciembre el Parlamento votará y, con casi toda probabilidad, rechazará el acuerdo firmado por la primera ministra May y sus socios de la UE; lo que pase después de la votación es a todas luces una incógnita.

 

  • El gobierno populista italiano sigue jugando “al ratón y al gato” con la Comisión Europea (CE) y no termina de presentar un nuevo presupuesto 2019 que evite, como parece ser su intención, las sanciones por parte de la UE; el problema es que lograr la “cuadratura del círculo” es prácticamente imposible y si el Ejecutivo italiano quiere reducir su objetivo de déficit, deberá revisar o retrasar algunas de su principales propuestas “populistas” que sirvieron a los partidos que lo sostienen para alcanzar el poder.

 

  • El presidente de Francia, Macron, atraviesa por un momento de gran debilidad; es más, la extrema izquierda francesa quiere que se someta a una moción de confianza en la Asamblea; la moción en principio sería superada sin problemas por Macron, que tiene mayoría absoluta en la Asamblea, lo que no resta importancia a la misma dado el descontento de una parte relevante de la sociedad francesa con la gestión de su Gobierno.

 

  • La situación de debilidad del Gobierno de España, lo que le crea grandes problemas a la hora de sacar adelante unos presupuestos que, además, han generado grandes dudas a la Comisión Europea (CE) y a los inversores.

 

Por tanto, y con “la excusa” de un “potencial” nuevo distanciamiento entre Estados Unidos y China, pero con un verdadero “mar de fondo político” en la región, los inversores optaron por deshacer de forma intensa sus posiciones de mayor riesgo, concretamente en renta variable y algo en bonos periféricos, para refugiarse en activos tradicionalmente más seguros como los bonos alemanes. Ello aceleró en las bolsas la rotación hacia valores/sectores defensivos desde los cíclicos y de crecimiento.

 

En Wall Street la sesión fue de ida y vuelta. Tras haber estado cerrado este mercado el miércoles por ser Día de Luto Nacional por la muerte del expresidente H. W. Bush, las fuertes caídas de los mercados asiáticos y europeos propiciaron unas primeras horas realmente duras en este mercado, con el Dow Jones llegando a ceder más de 700 puntos tras haber caído casi 800 puntos el pasado martes. Sin embargo, un artículo de the Wall Street Journal en el que se hablaba de la posibilidad de que la Reserva Federal (Fed), tras subir nuevamente sus tasas de interés en la reunión del 18 y 19 de diciembre de su Comité de Mercado Abierto (FOMC), optará por “levantar el pie” del acelerador, adoptando una actitud de “esperar y ver”. La noticia no es nueva, y nosotros ya hemos comentado en alguna ocasión que la Fed, si hasta ahora habían venido incrementando sus tipos de interés oficiales en base a expectativas, a partir de ahora lo hará en base a los datos macro que vayan publicándose, lo que, probablemente, provoque que ralentice sus subidas de tipos, no continuando como hasta ahora llevando a cabo una cada trimestre. El mencionado artículo provocó un giro radical en los índices estadounidenses, que recuperaron en pocas horas casi todo lo cedido al comienzo de la jornada. Así, tanto el Dow Jones como el S&P 500 cerraron con ligeras caídas, muy lejos de sus mínimos del día, mientras que el Nasdaq Composite era capaz de terminar con una ligera ganancia. En este mercado, como también ocurrió en Europa, el sector de la Energía fue de los más castigados, tras mostrarse la OPEP incapaz de alcanzar un acuerdo para reducir la producción de crudo, acuerdo que quedó supeditado a la negociación que mantendrán hoy los representantes del cártel con su mayor socio “no OPEP”, Rusia, que no parece dispuesta a hacer grandes “sacrificios” en materia de producción.

 

Este tema, el resultado de las negociaciones entre la OPEP y Rusia para alcanzar un acuerdo de reducción de la producción de crudo que logre estabilizar el precio de esta materia prima, será uno de los principales focos de atención de la jornada para los inversores. Además, hoy se publican las cifras de empleo de noviembre en Estados Unidos, cifras que siempre son importantes para los mercados financieros y en las que lo más relevante será comprobar la evolución interanual de los salarios.

 

En principio, esperamos que el giro al alza que dio ayer Wall Street y la estabilidad mostrada por las bolsas asiáticas esta madrugada lleven a los mercados de valores europeos a abrir claramente al alza, intentando recuperar algo de lo cedido en las últimas dos sesiones.