Usamos cookies propias y de terceros para mejorar servicios y mostrarle publicidad de su preferencia mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.

Viernes, 16 de noviembre de 2018
Pulse en el valor para ver ratios >
Publicado en NOTICIAS DESTACADAS Jueves, 12 de julio de 2018 08:30

El petróleo en mínimos de 2016: buen momento para aprovechar recortes en valores relacionados

Juan J. Fdez-Figares (Link Securities) | La segunda fase de la “guerra de aranceles” entre Estados Unidos y China tuvo ayer a las bolsas mundiales como principales damnificados y, como esperábamos, a los valores de corte más cíclico como los industriales, los relacionados con las materias primas minerales y, en esta ocasión también, los energéticos como los más castigados.

 

En sentido contrario, los valores de cortes defensivo, como los de alimentación, las utilidades, las telecos o las inmobiliarias patrimonialistas lo hicieron “menos mal” en las plazas europeas y estadounidenses, mercado este último en el que los valores de las utilidades llegaron incluso a cerrar con avances. En esta nueva huida del riesgo, los bonos estadounidenses y alemanes también sirvieron de refugio, mientras que los periféricos mantuvieron un comportamiento mixto, con los italianos y los españoles haciéndolo sensiblemente peor que el resto.

 

Como anticipamos ayer en nuestro comentario, la reacción de los inversores a la nueva “vuelta de tuerca” anunciada por la Administración Trump en su “batalla comercial” con China y con el resto de sus socios fue la esperada, por lo que no debe sorprender a nadie. Quizás lo más llamativo de la sesión fue la fuerte caída del precio del crudo, la mayor en un día desde 2016, que tuvo lugar a pesar de que los inventarios semanales estadounidenses de este producto cayeron con fuerza, superando con creces lo esperado por los analistas. No obstante, ayer el temor a que la guerra comercial iniciada entre Estados Unidos y China termine penalizando el crecimiento mundial, algo para lo que todavía queda mucho, llevó a los inversores en petróleo a aprovechar los recientes repuntes en el precio de esta materia prima –el martes había alcanzado máximos multianuales– a tomar beneficios. Además, ayer se supo que se volvían a abrir a la exportación los puertos libios, lo que supone la llegada al mercado de unos 700.000 barriles al día. No obstante, y a pesar de la caída de ayer, seguimos siendo positivos con el sector y con los valores directa (petroleras) e indirectamente (ingenierías y compañías suministradoras como los fabricantes de tubos) relacionados con el mismo, por lo que aprovecharíamos futuros recortes para tomar posiciones en ellos.

 

Hoy esperamos que el mismo factor que ayer provocó las fuertes caídas en las bolsas, la “guerra comercial” entre Estados Unidos y China, “juegue a favor” de los mercados de renta variable europeos cuando abran esta mañana. En este sentido, señalar que la predisposición mostrada por el viceministro de Comercio chino, Wang Shouwen, a retomar las negociaciones y el hecho de que el Gobierno chino haya dado instrucciones a la prensa del país para minimizar el enfrentamiento con Estados Unidos creemos que son señales positivas y que así serán interpretadas por los inversores. Por tanto, y, para empezar, esperamos que las bolsas europeas abran al alza, siguiendo así la estela de las asiáticas, cuyos principales índices han cerrado con importantes alzas. Lo normal, y así lo esperamos, es que los inversores den hoy la vuelta a muchas de sus apuestas de ayer, lo que debe favorecer a los valores de corte más cíclico en detrimento de los más defensivos.

 

Por lo demás, señalar que durante la sesión se conocerán los datos definitivos del IPC de junio de Alemania y Francia, mientras que por la tarde se publicarán los de Estados Unidos del mismo mes. Ayer el índice de precios a la producción (IPP) estadounidense del mes de junio sorprendió al alza, alcanzando su tasa de crecimiento interanual su nivel más elevado en casi siete años, algo que, creemos que terminará por impulsar la inflación al alza en este país, lo que llevará a la Reserva Federal (Fed) a subir sus tasas oficiales dos veces más este año (cuatro en total a lo largo del ejercicio), algo que los mercados de momento no han terminado de descontar.